Archivo de la categoría: I. Los resucitados son parte del templo de Dios en Jerusalén celestial.

La verdadera Casa de Dios. Bienaventurados los que habitan en la casa de Dios.

1. Dios no habita en los templos o edificios de piedra hechos por manos humanos.

2. Las profecías sobre edificación del verdadero templo de Dios.

3. El Señor Jesucristo es Aquel Quien edifica el templo de Dios. El trono eterno del Señor Jesucristo en la casa de Dios.

4. La casa de Dios en medio de Jerusalén celestial.

5. Los despertados hijos de Dios son los que ayudan a edificar el templo.

6. Los resucitados hijos de Dios son parte de la casa espiritual de Dios, son el templo para el Espíritu Santo de Dios.

7. Bienaventurados los que habitan en la casa de Dios.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1. Dios no habita en los templos o edificios de piedra hechos por manos humanos.

Muchos son los que piensan que el Espíritu solo se manifiesta en reuniones de congregaciones, o aun peor, en edificios hechos por manos de hombres supuestamente para Dios.
Escudriñando la Escrituras vemos claramente que Dios Altísimo no habita en templos hechos por manos humanas.

(Hechos 17:24) “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,”

(Isaías 66:1-2) “1 Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? 2 Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<

"Olvidó, pues, Israel a su Hacedor, y edificó templos…"

(Oseas 8:14) “Olvidó, pues, Israel a su Hacedor, y edificó templos, y Judá multiplicó ciudades fortificadas; mas yo meteré fuego en sus ciudades, el cual consumirá sus palacios”.

<<<<<<<<<<<<<<<<<

En vano Salomón edificó casa, porque "…el Altísimo no habita en templos hechos de mano…"

(Hechos 7:47-51) “47 Mas Salomón le edificó casa;
48 si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el profeta: 49 El cielo es mi trono, Y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor; ¿O cuál es el lugar de mi reposo? 50 ¿No hizo mi mano todas estas cosas? 51 !!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

2. Las profecías sobre edificación del verdadero templo de Dios.

El Apóstol Juan nos dice que cuando le mostraron a Jerusalén la nueva ciudad, el no vio el templo de Dios en ella: “Y no vi en ella templo”.

(Apocalipsis 21:22) “Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero.”

¿Qué significa eso?

"y al templo: Serás fundado.”

(Isaías 44:26-28) "26 Yo, el que despierta la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros;
que dice a Jerusalén: Serás habitada; y a las ciudades de Judá: Reconstruidas serán, y sus ruinas reedificaré;
27 que dice a las profundidades: Secaos, y tus ríos haré secar;
28 que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero,
al decir a Jerusalén: Serás edificada; y al templo: Serás fundado."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

3. El Señor Jesucristo es Aquel Quien edifica el templo de Dios. El trono eterno del Señor Jesucristo en la casa de Dios.

Cuando vemos en (1 Crónicas 17) sobre la edificación de la casa de Dios también debemos poner mucha atención en el trono eterno. Dios el Padre confirmó el trono eterno únicamente para Su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

La promesa de Dios para David.

(2 Samuel 7:16-17) "16 Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.
17 Conforme a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David."

<<<<<<<<<<<<<<<<<

El Cordero se sentará en el trono en el tabernáculo de David.

(Isaías 16:1, 3-5) "1 Enviad cordero al señor de la tierra, desde Sela del desierto al monte de la hija de Sion.
3 Reúne consejo, haz juicio; pon tu sombra en medio del día como la noche; esconde a los desterrados, no entregues a los que andan errantes.
4 Moren contigo mis desterrados, oh Moab; sé para ellos escondedero de la presencia del devastador; porque el atormentador fenecerá, el devastador tendrá fin, el pisoteador será consumido de sobre la tierra.
5 Y se dispondrá el trono en misericordia; y sobre él se sentará firmemente, en el tabernáculo de David, quien juzgue y busque el juicio, y apresure la justicia."

<<<<<<<<<<<<<<<<<

"Y su trono será firme para siempre".

(1 Crónicas 17:12) “El me edificará casa, y yo confirmaré su trono eternamente.”

(1 Crónicas 17:14) “sino que lo confirmaré en mi casa y en mi reino eternamente, y su trono será firme para siempre.”

(1 Crónicas 22:10) "10 El edificará casa a mi nombre, y él me será a mí por hijo, y yo le seré por padre; y afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre."

<<<<<<<<<<<<<<<<<

"He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, … y edificará el templo de Jehová. El edificará el templo de Jehová, … y se sentará y dominará en su trono,"

(Zacarías 6:12-13) “12 Y le hablarás, diciendo: Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo:
He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, el cual brotará de sus raíces,
y edificará el templo de Jehová. 13 El edificará el templo de Jehová, y él llevará gloria, y se sentará y dominará en su trono,
y habrá sacerdote a su lado; y consejo de paz habrá entre ambos."

<<<<<<<<<<<<<<<<<

"Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré."

(Juan 2:17-22) "17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.
18 Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?
19 Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?
21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.
22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho."

<<<<<<<<<<<<<<<<<

El Señor Jesucristo no solamente edifica el templo sino también guía a los despertados hijos hacia la casa de Dios.

(Salmos 42:4) “Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí; De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios, Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

4. La casa de Dios en medio de Jerusalén celestial.

"Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos."

(Salmos 116:18-19) "18 A Jehová pagaré ahora mis votos Delante de todo su pueblo,
19 En los atrios de la casa de Jehová, En medio de ti, oh Jerusalén. Aleluya."

(2 Corintios 5:1) “1 Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos."

(Salmos 122:1-9) "1 Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.
2 Nuestros pies estuvieron Dentro de tus puertas, oh Jerusalén.
3 Jerusalén, que se ha edificado Como una ciudad que está bien unida entre sí.
4 Y allá subieron las tribus, las tribus de JAH, Conforme al testimonio dado a Israel, Para alabar el nombre de Jehová.
5 Porque allá están las sillas del juicio, Los tronos de la casa de David.
6 Pedid por la paz de Jerusalén; Sean prosperados los que te aman.
7 Sea la paz dentro de tus muros, Y el descanso dentro de tus palacios.
8 Por amor de mis hermanos y mis compañeros Diré yo: La paz sea contigo.
9 Por amor a la casa de Jehová nuestro Dios Buscaré tu bien."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

5. Los despertados hijos de Dios son los que ayudan a edificar el templo.

“Y los que están lejos vendrán y ayudarán a edificar el templo de Jehová,"

"Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Esfuércense vuestras manos, los que oís en estos días estas palabras de la boca de los profetas, desde el día que se echó el cimiento a la casa de Jehová de los ejércitos, para edificar el templo."

"… Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;"

(Zacarías 6:15) “15 Y los que están lejos vendrán y ayudarán a edificar el templo de Jehová,
y conoceréis que Jehová de los ejércitos me ha enviado a vosotros. Y esto sucederá si oyereis obedientes la voz de Jehová vuestro Dios.”

(Zacarías 8:7-10) "7 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: He aquí, yo salvo a mi pueblo de la tierra del oriente, y de la tierra donde se pone el sol; 8 y los traeré, y habitarán en medio de Jerusalén; y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios en verdad y en justicia.
9 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Esfuércense vuestras manos, los que oís en estos días estas palabras de la boca de los profetas, desde el día que se echó el cimiento a la casa de Jehová de los ejércitos, para edificar el templo.
10 Porque antes de estos días no ha habido paga de hombre ni paga de bestia, ni hubo paz para el que salía ni para el que entraba, a causa del enemigo; y yo dejé a todos los hombres cada cual contra su compañero."

(Efesios 2:19-22) “19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,
20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

6. Los resucitados hijos de Dios son parte de la casa espiritual de Dios, son el templo para el Espíritu Santo de Dios.

(Hebreos 3:5-6) “5 Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; 6 pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.”

(1 Pedro 2:4-5) “4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa,
5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual
y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo."

(1 Pedro 4:17) “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros,
¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?”

<<<<<<<<<<<<<<<<<

Somos templo del Dios viviente.

(1 Corintios 3:9) "9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios."

(1 Corintios 3:16-17) “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.”

(1 Corintios 6:19-20) “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."

(2 Corintios 6:16) “16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo."

(Hechos 9:31) “Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

7. Bienaventurados los que habitan en la casa de Dios.

Los hombres de todas las naciones seguirán a un judío circuncidado del corazón por medio del Espíritu Santo.

(Zacarías 8:22-23) "22 Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de Jehová.
23 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros."

(Romanos 2:28-29) "28 Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne;
29 sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios."

<<<<<<<<<<<<<<<<<

"Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad."

(Salmos 65:4) "4 Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, Para que habite en tus atrios;
Seremos saciados del bien de tu casa, De tu santo templo."

(Salmos 84:1-12) Anhelo por la casa de Dios
“1 !!Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos!
2 Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.
3 Aun el gorrión halla casa, Y la golondrina nido para sí, donde ponga sus polluelos, Cerca de tus altares, oh Jehová de los ejércitos, Rey mío, y Dios mío.
4 Bienaventurados los que habitan en tu casa; Perpetuamente te alabarán.
5 Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos.
6 Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, Cuando la lluvia llena los estanques.
7 Irán de poder en poder; Verán a Dios en Sion.
8 Jehová Dios de los ejércitos, oye mi oración; Escucha, oh Dios de Jacob.
9 Mira, oh Dios, escudo nuestro, Y pon los ojos en el rostro de tu ungido.
10 Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.
Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad.
11 Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad.
12 Jehová de los ejércitos, Dichoso el hombre que en ti confía.”

Anuncios