Archivo de la categoría: G. Los ungidos con el Espíritu Santo andarán a la luz del rostro del Rey Santo.

“Buscad a Jehová y su poder; Buscad su rostro continuamente.”

La Palabra de Dios nos enseña “Buscad a Jehová y su poder; Buscad siempre su rostro.”

(Salmos 27:8) “Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová;”

(Salmos 105:4) “Buscad a Jehová y su poder; Buscad siempre su rostro.”

(1 Crónicas 16:11) “Buscad a Jehová y su poder; Buscad su rostro continuamente.”

(Salmos 34:5) “5 Los que miraron a él fueron alumbrados, Y sus rostros no fueron avergonzados.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

La salvación de las almas de los hombres viene al resplandecer el rostro de Dios, el rostro de Aquel que llama de las tinieblas a Su luz admirable.

"Oh Dios, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos."

(Salmos 4:6) "Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro."

(Salmos 80:1, 3, 7, 18-19) "1 Oh Pastor de Israel, escucha; Tú que pastoreas como a ovejas a José, Que estás entre querubines, resplandece.
3 Oh Dios, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.
7 Oh Dios de los ejércitos, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.
18 Así no nos apartaremos de ti; Vida nos darás, e invocaremos tu nombre.
19 !!Oh Jehová, Dios de los ejércitos, restáuranos! Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos."

(1 Pedro 2:9) [ El pueblo de Dios ]
"Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;"

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios llama al hombre por medio de la gran angustia y le enseña el camino hacia la verdad. De esta manera todo aquel que oye la voz de Dios el Padre, y aprende de Él, viene al Señor Jesucristo.

(Oseas 5:15) “Andaré y volveré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro. En su angustia me buscarán.”

(Isaías 54:13) "13 Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos."

(Juan 6:44-45) "44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí."

(Juan 6:65) "65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

¿Cómo un hombre puede ver a Dios? El Señor Jesucristo mismo nos aclara:

"No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre."

(Juan 6:45-46) "45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. 46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre."

¿Cómo un hombre puede ver la gloria de Dios y el rostro del Rey Jesucristo?

Ver la gloria de Dios Altísimo y la gloria del Hijo de Dios Jesucristo, significa ser ungido con el Espíritu Santo de Dios y andar bajo la luz de Su rostro.

(Salmos 89:15-16) "15 Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte; Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro.
16 En tu nombre se alegrará todo el día, Y en tu justicia será enaltecido."

Esteban, lleno del Espíritu Santo, vio la gloria de Dios Altísimo y al Señor Jesucristo a la diestra de Dios.

(Hechos 7:55-56) “55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, 56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios."

La visión de la gloria divina según Ezequiel.

"vino palabra de Jehová al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al río Quebar; vino allí sobre él la mano de Jehová."

(Ezequiel 1:1-3, 26-28) La visión de la gloria divina
"1 Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.
2 En el quinto año de la deportación del rey Joaquín, a los cinco días del mes,
3 vino palabra de Jehová al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al río Quebar; vino allí sobre él la mano de Jehová.
26 Y sobre la expansión que había sobre sus cabezas se veía la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él.
27 Y vi apariencia como de bronce refulgente, como apariencia de fuego dentro de ella en derredor, desde el aspecto de sus lomos para arriba; y desde sus lomos para abajo, vi que parecía como fuego, y que tenía resplandor alrededor.
28 Como parece el arco iris que está en las nubes el día que llueve, así era el parecer del resplandor alrededor.
Esta fue la visión de la semejanza de la gloria de Jehová. Y cuando yo la vi, me postré sobre mi rostro, y oí la voz de uno que hablaba."

La visión del apóstol Juan en la isla de Patmos.

"Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor,"

(Apocalipsis 1:9-20) Una visión del Hijo del Hombre
"9 Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.
10 Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.
12 Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro, 13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.
14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego;
15 y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas.
16 Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.
17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;
18 y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.
19 Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas.
20 El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias."

(Apocalipsis 4:2-3) "2 Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.
3 Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda."

(Apocalipsis 5:1, 6-7) El rollo y el Cordero
"1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.
6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.
7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Los rectos y los justos nacidos de nuevo, todos aquellos que fueron ungidos con el Espíritu Santo de Dios, verán el rostro del Rey, verán la tierra nueva y a Jerusalén Celestial.

(Juan 3:6) "Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es."

"En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria"
"En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel."
"Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro.”
"Tus ojos verán al Rey en su hermosura; verán la tierra que está lejos.”

(Isaías 4:2-4) Futuro glorioso de Jerusalén
“2 En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel.
3 Y acontecerá que el que quedare en Sion, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado santo;
todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes,
4 cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sion, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación.”

(Isaías 17:7-8) "7 En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel.
8 Y no mirará a los altares que hicieron sus manos, ni mirará a lo que hicieron sus dedos, ni a los símbolos de Asera, ni a las imágenes del sol."

(Isaías 35:1-2) Futuro glorioso de Sion
“1 Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa.
2 Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón.
Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro.”

(Isaías 33:15-17) “15 El que camina en justicia y habla lo recto; el que aborrece la ganancia de violencias, el que sacude sus manos para no recibir cohecho, el que tapa sus oídos para no oír propuestas sanguinarias; el que cierra sus ojos para no ver cosa mala;
16 éste habitará en las alturas; fortaleza de rocas será su lugar de refugio; se le dará su pan, y sus aguas serán seguras.
17 Tus ojos verán al Rey en su hermosura; verán la tierra que está lejos.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

"y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro,"

(Salmos 11:7) “Porque Jehová es justo, y ama la justicia; El hombre recto mirará su rostro.”

(Salmos 17:1-3, 15)
"1 Oye, oh Jehová, una causa justa; está atento a mi clamor.
Escucha mi oración hecha de labios sin engaño.
2 De tu presencia proceda mi vindicación; Vean tus ojos la rectitud.
3 Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche;
Me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste;
He resuelto que mi boca no haga transgresión.
15 En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia;
Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza."

(Salmos 31:16) "16 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; Sálvame por tu misericordia."

(Apocalipsis 22:2-4) “2 En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. 3 Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, 4 y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Todos aquellos hombres que tienen en Dios sus fuerzas "Verán a Dios en Sion."

(Isaías 33:20) “Mira a Sion, ciudad de nuestras fiestas solemnes; tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud, tienda que no será desarmada, ni serán arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas será rota.”

(Salmos 84:4-7) Anhelo por la casa de Dios
“4 Bienaventurados los que habitan en tu casa; Perpetuamente te alabarán.
5 Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos.
6 Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, Cuando la lluvia llena los estanques.
7 Irán de poder en poder; Verán a Dios en Sion."

Todos aquellos hombres que se acercaron a Jerusalén Celestial.

(Hebreos 12:22-24) "22 sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

En el monte de Sion en la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial no hay mas noche, y no hay necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.

(Isaías 60:19) "19 El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará, sino que Jehová te será por luz perpetua, y el Dios tuyo por tu gloria."

(Apocalipsis 21:23) "23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera."

(Apocalipsis 22:3-5) "3 Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán,
4 y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.
5 No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El Señor Jesucristo es la luz del mundo, la luz para todos los que nacen en el Espíritu de Dios.

"Yo Jehová te he llamado en justicia, … y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,"

(Isaías 42:5-7) "5 Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan:
6 Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,
7 para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas."

"también te di por luz de las naciones"

(Isaías 49:5-7) "5 Ahora pues, dice Jehová, el que me formó desde el vientre para ser su siervo, para hacer volver a él a Jacob y para congregarle a Israel (porque estimado seré en los ojos de Jehová, y el Dios mío será mi fuerza); 6 dice: Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra.
7 Así ha dicho Jehová, Redentor de Israel, el Santo suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las naciones, al siervo de los tiranos: Verán reyes, y se levantarán príncipes, y adorarán por Jehová; porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogió."

(Juan 8:12) [ Jesús, la luz del mundo ]
"Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida."

(Juan 9:5) "5 Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo."

(2 Corintios 4:6) "Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo."

Los ungidos de Dios son parte de Jerusalén la ciudad Celestial.

(Isaías 51:16) "16 Y en tu boca he puesto mis palabras, y con la sombra de mi mano te cubrí, extendiendo los cielos y echando los cimientos de la tierra, y diciendo a Sion: Pueblo mío eres tú."

(Mateo 5:14) "14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Los hombres del mundo opuesto a Dios no pueden ver al Señor Jesucristo. El Señor se manifiesta únicamente a los ungidos de Dios, los que guardan Sus mandamientos.

“Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis;”
"El que tiene mis mandamientos, y los guarda, … será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él."

(Juan 14:18-24) "18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.
19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.
20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.
21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?
23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.
24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió."

"cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es."

(1 Juan 3:2) "2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Verlo como El es, es ser como El.

"pues como él es, así somos nosotros en este mundo."

(1 Juan 2:6) "6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo."

(1 Juan 4:17) "17 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo."

(Gálatas 3:27) "porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

(Juan 11:40) "Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?"

(Isaías 66:5) "Oíd palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado. Pero él se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos."

Anuncios