Siendo muertos espiritualmente y alejados de Dios, siendo sordos y ciegos los hombres matan sin piedad alguna a los justos y a los que llevan la verdadera Palabra de Dios.

El asesinato de un justo; el primer asesinato de la historia de la humanidad.

(Génesis 4:8) “8 Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.”

(Mateo 23:35) “35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.”

(Lucas 11:51) “51 desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo; sí, os digo que será demandada de esta generación.”

(1 Juan 3:12) “12 No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano.
¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dice el Señor Jesucristo: “Yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis”

(1 Tesalonicenses 2:14-16) “14 Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos,
15 los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres,
16 impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos se salven; así colman ellos siempre la medida de sus pecados, pues vino sobre ellos la ira hasta el extremo.”

(Mateo 23:34) [ Lamento de Jesús sobre Jerusalén ] [ (Lc. 13.34-35) ]
“34 Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;”

(Lucas 11:47-52) Jesús acusa a fariseos y a intérpretes de la ley.
“47 !!Ay de vosotros, que edificáis los sepulcros de los profetas a quienes mataron vuestros padres!
48 De modo que sois testigos y consentidores de los hechos de vuestros padres; porque a la verdad ellos los mataron, y vosotros edificáis sus sepulcros.
49 Por eso la sabiduría de Dios también dijo: Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán,
50 para que se demande de esta generación la sangre de todos los profetas que se ha derramado desde la fundación del mundo,
51 desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo; sí, os digo que será demandada de esta generación.
52 !!Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Desobediencia a la voz y clamor de Jehová por medio de los profetas.

(Jeremías 7:21-26) Castigo de la rebelión de Judá
“21 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Añadid vuestros holocaustos sobre vuestros sacrificios, y comed la carne.
22 Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto.
23 Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien.
24 Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante, 25 desde el día que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta hoy.
Y os envié todos los profetas mis siervos, enviándolos desde temprano y sin cesar; 26 pero no me oyeron ni inclinaron su oído, sino que endurecieron su cerviz, e hicieron peor que sus padres.”

(Jeremías 25:4) “4 Y envió Jehová a vosotros todos sus siervos los profetas, enviándoles desde temprano y sin cesar;
pero no oísteis, ni inclinasteis vuestro oído para escuchar”.

(Jeremías 26:4-6) “4 Les dirás, pues: Así ha dicho Jehová: Si no me oyereis para andar en mi ley, la cual puse ante vosotros,
5 para atender a las palabras de mis siervos los profetas, que yo os envío desde temprano y sin cesar,
a los cuales no habéis oído,
6 yo pondré esta casa como Silo, y esta ciudad la pondré por maldición a todas las naciones de la tierra.”

(Jeremías 29:18-19) “18 Los perseguiré con espada, con hambre y con pestilencia, y los daré por escarnio a todos los reinos de la tierra, por maldición y por espanto, y por burla y por afrenta para todas las naciones entre las cuales los he arrojado;
19 por cuanto no oyeron mis palabras, dice Jehová, que les envié por mis siervos los profetas, desde temprano y sin cesar; y no habéis escuchado, dice Jehová.”

(Jeremías 35:15) “Y envié a vosotros todos mis siervos los profetas, desde temprano y sin cesar, para deciros: Volveos ahora cada uno de vuestro mal camino, y enmendad vuestras obras, y no vayáis tras dioses ajenos para servirles, y viviréis en la tierra que di a vosotros y a vuestros padres; mas no inclinasteis vuestro oído, ni me oísteis.”

(Daniel 9:5-6) “5 hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.
6 No hemos obedecido a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra.”

(Daniel 9:10) “10 y no obedecimos a la voz de Jehová nuestro Dios, para andar en sus leyes que él puso delante de nosotros por medio de sus siervos los profetas.”

(Zacarías 1:3-6) “3 Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos.
4 No seáis como vuestros padres, a los cuales clamaron los primeros profetas, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas obras; y no atendieron, ni me escucharon, dice Jehová.
5 Vuestros padres, ¿dónde están? y los profetas, ¿han de vivir para siempre?
6 Pero mis palabras y mis ordenanzas que mandé a mis siervos los profetas, ¿no alcanzaron a vuestros padres? Por eso volvieron ellos y dijeron: Como Jehová de los ejércitos pensó tratarnos conforme a nuestros caminos, y conforme a nuestras obras, así lo hizo con nosotros.”

(Zacarías 7:11-12) “11 Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda, y taparon sus oídos para no oír;
12 y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El plan de Satanás es apartar de Dios y cegar al hombre para que no conozca la verdad y no se salve.

(Salmos 78:56-57) “56 Pero ellos tentaron y enojaron al Dios Altísimo, Y no guardaron sus testimonios;
57 Sino que se volvieron y se rebelaron como sus padres; Se volvieron como arco engañoso.”

(Salmos 107:11) “11 Por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová, Y aborrecieron el consejo del Altísimo.”

(Nehemías 9:26, 29-30) “26 Pero te provocaron a ira, y se rebelaron contra ti, y echaron tu ley tras sus espaldas,
y mataron a tus profetas que protestaban contra ellos para convertirlos a ti, e hicieron grandes abominaciones.
29 Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos, sino que pecaron contra tus juicios, los cuales si el hombre hiciere, en ellos vivirá; se rebelaron, endurecieron su cerviz, y no escucharon.
30 Les soportaste por muchos años, y les testificaste con tu Espíritu por medio de tus profetas,
pero no escucharon;”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Jerusalén terrenal, la ciudad que derrama la sangre de los profetas, de los apóstoles y de los justos.

(Apocalipsis 17:4-6) “4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación;
5 y en su frente un nombre escrito, un misterio:
BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.
6 Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro.”

(Ezequiel 22:2) “Tú, hijo de hombre, ¿no juzgarás tú, no juzgarás tú a la ciudad derramadora de sangre, y le mostrarás todas sus abominaciones?”

Es por eso que los israelitas, en especial los de Jerusalén, envueltos en las tradiciones de la Ley antigua, confiaron más en la carne que en la Verdad espiritual: en los edificios del templo, y en sus sacerdotes asalariados; se negaron a escuchar la cruda Verdad de labios de profetas y apóstoles y los han matado, apedreado y asesinado cruelmente.

(Isaías 1:21) “21 ¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad;
pero ahora, los homicidas.”

(2 Crónicas 36:16) “16 Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio.”

(Lamentaciones 4:13) “Es por causa de los pecados de sus profetas, y las maldades de sus sacerdotes, Quienes derramaron en medio de ella la sangre de los justos.”

(Mateo 23:31) “Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.”

(Mateo 23:34-39) "34 Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;
35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.
36 De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.
Lamento de Jesús sobre Jerusalén
37 !!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!
38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.
39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor."

(Lucas 13:31-34) Lamento de Jesús sobre Jerusalén
"31 Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar.
32 Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra.
33 Sin embargo, es necesario que hoy y mañana y pasado mañana siga mi camino; porque no es posible que un profeta muera fuera de Jerusalén.
34 !!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!"

(Lucas 11:47-52) Jesús acusa a fariseos y a intérpretes de la ley.
“47 !!Ay de vosotros, que edificáis los sepulcros de los profetas a quienes mataron vuestros padres!
48 De modo que sois testigos y consentidores de los hechos de vuestros padres; porque a la verdad ellos los mataron, y vosotros edificáis sus sepulcros.
49 Por eso la sabiduría de Dios también dijo: Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán,
50 para que se demande de esta generación la sangre de todos los profetas que se ha derramado desde la fundación del mundo,
51 desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo; sí, os digo que será demandada de esta generación.
52 !!Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis.”

(Hechos 7:51-52) “51 !!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo;
como vuestros padres, así también vosotros.
52 ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores;”

(Romanos 11:3) “Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme?”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

De esta manera también mataron al Señor Jesucristo, el Hijo de Dios que no habló nada fuera de la pura Verdad. Y lo más sorprendente es que quienes lo mataron fueron los religiosos.

(Juan 8:40) “Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham.”
El Señor Jesucristo anuncia su muerte.

(Mateo 16:21) Jesús anuncia su muerte (Mt. 16.21-28; Lc. 9.22-27) (Marcos 8:31)
“21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.”

(Mateo 17:22-23) Jesús anuncia otra vez su muerte
“22 Estando ellos en Galilea, Jesús les dijo: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, 23 y le matarán; mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.”

(Marcos 10:33-34) (Mateo 20:18-19)
“33 He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte, y le entregarán a los gentiles; 34 y le escarnecerán, le azotarán, y escupirán en él, y le matarán; mas al tercer día resucitará.”

(Lucas 18:31-33) Nuevamente Jesús anuncia su muerte (Mt. 20.17-19; Mr. 10.32-34)
“31 Tomando Jesús a los doce, les dijo: He aquí subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre. 32 Pues será entregado a los gentiles, y será escarnecido, y afrentado, y escupido. 33 Y después que le hayan azotado, le matarán; mas al tercer día resucitará.”

(Lucas 24:44-46) “44 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.
45 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras;
46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;”

(Juan 15:24) “Si yo no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado;
pero ahora han visto y han aborrecido a mí y a mi Padre.”

(Juan 7:7) “No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.”

(Hechos 3:11-18) Discurso de Pedro en el pórtico de Salomón
"11 Y teniendo asidos a Pedro y a Juan el cojo que había sido sanado, todo el pueblo, atónito, concurrió a ellos al pórtico que se llama de Salomón.
12 Viendo esto Pedro, respondió al pueblo: Varones israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto? ¿o por qué ponéis los ojos en nosotros, como si por nuestro poder o piedad hubiésemos hecho andar a éste?
13 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad.
14 Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida,
15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.
16 Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros.
17 Mas ahora, hermanos, sé que por ignorancia lo habéis hecho, como también vuestros gobernantes.
18 Pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

La promesa de persecución a los siervos de Dios Padre y del Señor Jesucristo.

Apocalipsis de Esdras. Capitulo XVI.
“68. He aquí que se ha encendido un incendio sobre vosotros; numerosas hordas de hombres raptarán a algunos de vosotros y los alimentarán con las víctimas inmoladas a sus ídolos.
69. Aquellos que acepten, serán objeto de burlas, de desprecio y de malos tratos.
70. En todas partes, en las ciudades vecinas, habrá un gran alzamiento contra aquellos que temen al Señor.
71. Furiosos, no evitarán a nadie para saquear y atormentar a aquellos que aún aman al Señor.
72. Pues les combatirán, saquearán sus víveres y los expulsarán de sus moradas.
73. Será entonces la prueba de mis elegidos, como el oro es probado con el fuego.
74. Escuchad, elegidos míos, dijo el Señor, he aquí que llegarán días de aflicción y os liberaré de ellos.
75. No temáis, no dudéis, pues Dios es vuestro guía.
76. Y vosotros que guardáis mis mandamientos y mis preceptos, dijo el Señor, que vuestros pecados no os pesen con su peso, que vuestras iniquidades no venzan.”

(Isaías 66:5) “5 Oíd palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado.
Pero él se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos.”

Dice el Señor Jesucristo:

(Juan 12:26) "26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor.
Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.”

“Mi Padre le honrara”. El que sirve al Señor Jesucristo será honrado por Dios Eterno pero odiado por el mundo. Los más odiados, aborrecidos y perseguidos en el mundo terrenal son los seguidores de la verdad y los que guardan los mandamientos de Dios.

Libro Secreto de Santiago (Jaime). Capítulo 3
“1 Yo contesté y le dije: «Señor, podemos obedecer si lo deseas, pues hemos dejado a nuestros padres, a nuestras madres y nuestras ciudades, y te hemos seguido. 2 Mas danos los medios de evitar la tentación del diablo perverso».
3 El Señor contestó y dijo: «¿Cuál es vuestra recompensa si cumplís con la voluntad del Padre, pero no recibís lo que el Padre da a los tentados por Satanás?
4 Pero si sois afligidos y perseguidos por Satanás, y cumplís la voluntad del Padre,
Yo os digo esto: 5 el Padre os amará, y os hará mis iguales, y pensará que os habéis convertido en amados, a través del pensamiento anterior del Padre, por vuestra libre elección.
7 Todavía no habéis sido insultados, todavía no habéis sido acusados en falso, todavía no habéis sido arrojados a la prisión, todavía no habéis sido condenados injustamente, todavía no habéis sido crucificados sin motivo, y todavía no habéis sido enterrados en el suelo, como yo lo fui por el maligno.
9 Pensad cuanto tiempo ha existido el mundo antes que vosotros, y cuánto tiempo durará después de vosotros. Entonces descubriréis que vuestra vida no dura más que un solo día, y vuestro sufrimiento más que una sola hora.
13 El Señor contestó y dijo:
14 Buscad, pues, la muerte como los muertos buscan la vida, pues lo que los muertos buscan se les hace claro. ¿Qué preocupación podrían tener entonces?
15 Cuando vosotros, del mismo modo, preguntéis por la muerte, os enseñará sobre la elección.
16 «En verdad os digo: nadie se salvará entre los que temen a la muerte.
Porque el reino de la muerte pertenece a los que se dan muerte a sí mismos.”

¿Cuál mundo aborreció más al Señor Cristo Jesús?
El mundo religioso, aquellos que se decían ser más celosos de la gloria de Dios. Lo mismo ocurre ahora. ¡Los peores y más implacables enemigos de la Verdad son aquellos que dicen ser cristianos!
Una de las más rápidas formas de perder amigos y ser rechazados por todos, hasta dentro de la propia familia, es caminar conforme a la voluntad de Dios.

(Mateo 10:16-25) Persecuciones venideras
“16 He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.
17 Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán;
18 y aun ante gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los gentiles.
19 Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. 20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.
21 El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir.
22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
23 Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra; porque de cierto os digo, que no acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del Hombre.
24 El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor.
25 Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?”

(Mateo 24:9) “9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre."

(Lucas 6:22-23) "22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.
23 Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas.”

(Lucas 21:12-13) “12 Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.
13 Y esto os será ocasión para dar testimonio.”

(Lucas 21:16-17) “16 Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos;
y matarán a algunos de vosotros;
17 y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre.”

(Marcos 13:9) “9 Pero mirad por vosotros mismos; porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos.”

(Juan 15:18-20) El mundo os aborrecerá
“18 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.
19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo;
pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.
20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor.
Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.”

(Juan 15:21) “Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.”

(Juan 16:1-4) “1Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo.
2 Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.
3 Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí. 4 Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho.”

(1 Juan 3:13) “Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece.”

Esto mismo nos confirman los apóstoles con su propia experiencia.

(Génesis 21:9) “9 Y vio Sara que el hijo de Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac.”

(Gálatas 4:29) “Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora.”

(2 Timoteo 3:12) “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;”

(Filipenses 3:10) “a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte,”

(Romanos 6:5) “Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;”

(Apocalipsis 12:17) “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.”

(Apocalipsis 14:12) “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El Señor Jesucristo nos declaró que puso Su vida por nosotros, dándonos ejemplo.

(Juan 10:17-18) “17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre”.

(Juan 10:13-16) “13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre;
y pongo mi vida por las ovejas.
16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.”

(Juan 15:12-14) “12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado.
13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. 14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.”

(1 Juan 3:16) “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros;
también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.”

(1 Pedro 2:20-21) “20 Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. 21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;”

(Hechos 21:13) “Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón?
Porque yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, mas aun a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.”

(Apocalipsis 12:11) “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Los que son perseguidos por causa del Hijo de Dios, por causa de la justicia y de la verdad son contados como ovejas de matadero, pero también por esto bienaventurados son.

(Romanos 8:36) “Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.”

(Salmos 44:11, 22) “11 Nos entregas como ovejas al matadero, Y nos has esparcido entre las naciones.
22 Pero por causa de ti nos matan cada día; Somos contados como ovejas para el matadero.”

(Apocalipsis 6:9-11) “9 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.”

(Mateo 5:10) “10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.”

(1 Pedro 3:14) “Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis,”

(Mateo 5:11-12) “11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos;
porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.”

(1 Pedro 4:14) “Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.”

(Apocalipsis 14:13) “Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Bienaventurados son porque padeciendo en la carne terminan con el pecado.

(1 Pedro 2:20-21) “20 Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. 21 Pues para esto fuisteis llamados;
porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;”

(1 Pedro 4:1-6) Buenos administradores de la gracia de Dios.
“1 Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, 2 para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. 3 Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.
4 A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; 5 pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. 6 Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.”

(Hebreos 12:3-5) “3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. 4 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;
5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él;”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Cuando el Espíritu Santo de Dios te despierta, cuando empiezas a ver, a escuchar, a reconocer el llamado del Padre a la santidad; Cuando empiezas a ver cosas que nunca habías visto antes, quieres compartirlo con todos; Pero, entre más busques a Dios, menos te comprenderán y menos te querrán ver.
Cuando te convences realmente de caminar por el camino hacia la Verdad, la Palabra de Dios se convierte en realmente viva.
¿Y qué es lo que pasa contigo cuando comienzas a ver que la Palabra de Dios es viva?
¡Repentinamente te conviertes en un fanático religioso o en un loco y te hallas ante el peor rechazo por el resto de tu vida por todos!
Al verdadero siervo del Señor Jesucristo nadie lo quiere y aprecia porque él lleva la Palabra cruda y dura, la que nadie quiere escuchar, en vez de hablar las mentiras dulces y agradables a los oídos de otros.
Cuando eras un hombre común y corriente, tú no tenías problemas con nadie, ni aun con el diablo. Las cosas estaban tranquilas, eras aceptado. Eras otro de los muchos otros o muchos creyentes indiferentes.
Pero cuando recibiste la llamada Celestial, la aceptaste y sigues fielmente, gradualmente has cambiado. Empezaste a ser rechazado, despreciado, perseguido y matado.
Aquel que anuncia la cruda pero dura y pura Verdad de Dios y del Reino Celestial, es aborrecido entre los hombres, porque la Verdad llama al hombre a dejar de pensar en sí mismo, en las riquezas, en las famas, en las comodidades, en la felicidad terrenal. El hombre es un extranjero y peregrino en esta tierra, no más. El Señor Jesucristo llama a aborrecer el mundo, a aborrecer la propia vida para darla al servicio de la libertad que Dios nos ofrece. Esto es justamente lo que los hombres del mundo no quieren aceptar.

(Juan 16:20-22) “20 De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. 21 La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. 22 También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.”

Bienaventurado es el que pierde y aborrece su vida, el que la pierde por causa del Evangelio de Cristo.

(Lucas 9:24; Mateo 10:39; Mateo 16:25; Lucas 17:33) “24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.”

(Juan 12:25) “El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará”

(Marcos 8:35) “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Es claro que Satanás desea que el conocimiento de Dios no sea expandido, y que el Todopoderoso y Eterno no sea adorado en Espíritu y en Verdad, porque no le conviene que la gente reconozca en Dios la mayor majestad y poder, y el señorío de todas las cosas por medio del Santo Espíritu. Y así entonces procura poder en toda hora y lugar engañar a la gente y someterla a la esclavitud del mundo terrenal, el cual no puede concebir la obra del Hijo de Dios y Su Santo Espíritu, sino que vive según la carne.
De tal forma que los incrédulos y religiosos han impedido hablar a los gentiles para que éstos se salven.

(1 Tesalonicenses 2:14-16) “14 Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos, 15 los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres, 16 impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos se salven; así colman ellos siempre la medida de sus pecados, pues vino sobre ellos la ira hasta el extremo.”

(Gálatas 6:12-13) “12 Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer persecución a causa de la cruz de Cristo. 13 Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley; pero quieren que vosotros os circuncidéis, para gloriarse en vuestra carne.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

La Palabra de Dios nos anuncia sobre la venganza de los que persiguen y matan a los profetas y los justos.

(Ezequiel 22:2) “Tú, hijo de hombre, ¿no juzgarás tú, no juzgarás tú a la ciudad derramadora de sangre, y le mostrarás todas sus abominaciones?”

(Deuteronomio 32:43) “43 Alabad, naciones, a su pueblo, Porque él vengará la sangre de sus siervos, Y tomará venganza de sus enemigos, Y hará expiación por la tierra de su pueblo.”

(Isaías 1:21-31) Juicio y redención de Jerusalén
“21 ¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad;
pero ahora, los homicidas. 22 Tu plata se ha convertido en escorias, tu vino está mezclado con agua. 23 Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno, y van tras las recompensas; no hacen justicia al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda.
24 Por tanto, dice el Señor, Jehová de los ejércitos, el Fuerte de Israel:
Ea, tomaré satisfacción de mis enemigos, me vengaré de mis adversarios; 25 y volveré mi mano contra ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré toda tu impureza.
26 Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como eran antes; entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel. 27 Sion será rescatada con juicio, y los convertidos de ella con justicia.
28 Pero los rebeldes y pecadores a una serán quebrantados, y los que dejan a Jehová serán consumidos.
29 Entonces os avergonzarán las encinas que amasteis, y os afrentarán los huertos que escogisteis. 30 Porque seréis como encina a la que se le cae la hoja, y como huerto al que le faltan las aguas. 31 Y el fuerte será como estopa, y lo que hizo como centella; y ambos serán encendidos juntamente, y no habrá quien apague.”

(Mateo 23:35-36) [ Lamento de Jesús sobre Jerusalén ]
“35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.
36 De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.”

(Lucas 11:50-51) Jesús acusa a fariseos y a intérpretes de la ley.
“50 para que se demande de esta generación la sangre de todos los profetas que se ha derramado desde la fundación del mundo, 51 desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo; sí, os digo que será demandada de esta generación.”

(Salmos 137:8) “8 Hija de Babilonia la desolada, Bienaventurado el que te diere el pago De lo que tú nos hiciste.”

(Jeremías 50:29) “29 Haced juntar contra Babilonia flecheros, a todos los que entesan arco; acampad contra ella alrededor; no escape de ella ninguno; pagadle según su obra; conforme a todo lo que ella hizo, haced con ella;
porque contra Jehová se ensoberbeció, contra el Santo de Israel.”

(Apocalipsis 16:5-6) “5 Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas.
6 Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen.”

(Apocalipsis 18:6-8, 23-24) La caída de Babilonia
“6 Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble.
7 Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto;
8 por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga.
23 Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones.
24 Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra.”

(Apocalipsis 19:2) “2 porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.”

Anuncios

Publicado el febrero 3, 2011 en 8. La sangre de los profetas y de los elegidos., La tierra de los muertos. y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: