La tierra de los muertos.

La humanidad del mundo entero no conoce verdaderamente a Dios y Sus caminos, no cree en Su Palabra y en las advertencias debido a la desobediencia que sostiene.

La humanidad del mundo entero no conoce verdaderamente a Dios y Sus caminos, no cree en Su Palabra y en las advertencias debido a la desobediencia que sostiene.

¿Por qué y cómo?

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1. Adán y Eva no creyeron en la Palabra de Dios.

Adán y Eva, habiendo escuchado con sus oídos la Palabra de Dios, no creyeron en ella y en la advertencia de Dios, sino que creyeron en la palabra de la serpiente, la cual resultó ser una mentira. Y al fin desobedecieron y murieron espiritualmente y físicamente.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

2. Los moradores del pueblo antiguo no creyeron en la Palabra de Dios.

No creyeron tampoco los moradores del pueblo escogido cuando El Señor les hablaba por medio de los profetas comenzando, en mayor medida, desde Moisés.
El poder de Dios fue manifestado a través de muchas señales y prodigios aun desde Egipto y en el desierto, pero viendo las maravillas Divinas igualmente desobedecieron no escuchando y no creyendo en las advertencias.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

3. Los hombres no creyeron en la Palabra de Dios traída por medio del Señor Jesucristo.

Los hombres no creyeron en el Señor Jesucristo cuando El vino a la tierra. No creyeron en Su Palabra y en las advertencias, aun cuando El hizo tanta cantidad de milagros y obras como prueba de la Verdad de Su testimonio.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

4. Almas muertas a causa del pecado.

Como consecuencia, todos nosotros, como descendencia de Adán y Eva, nacemos espiritualmente muertos y no tenemos el verdadero conocimiento de Dios.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

5. Estamos muertos, ciegos y sordos con corazones incircuncisos.

Estamos muertos espiritualmente porque nos encontramos bloqueados con el velo de ignorancia y por eso estamos alejados de la gloria de Dios.

Al nacer muertos los seres humanos no creen en la Palabra de Dios teniendo puesto el velo en el corazón.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

6. Quién ha creído a nuestro anuncio.

No es por eso que el profeta Isaías dijo: “¿Quien creerá en nuestro anuncio?”
No es de todos la fe.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

7. No escuchan, no guardan la Ley y los mandamientos de Dios.

Siendo muertos espiritualmente, siendo ciegos y sordos los hombres, en los tiempos antiguos desecharon y aborrecieron la Ley eterna y la misma Palabra de Dios; y así mismo rechazan y en los días nuestros.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

8. La sangre de los profetas, de los santos, de los justos y de los elegidos.

Siendo muertos espiritualmente, ciegos y sordos los hombres desecharon, aborrecieron y mataron a los que llevaron la verdadera Palabra de vida.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

9. ¿No es una idea errónea pensar que un hombre común y mortal puede guiar y salvar a otro hombre como él mismo?

Si los hombres no creyeron en la Palabra pronunciada con labios de Dios en el Edén; si los hombres no creyeron en la Palabra de Dios viendo las maravillas y prodigios en Egipto y en el desierto; si los hombres no creyeron en los dichos de los profetas que fue la pura Palabra de Dios; si los hombres no creyeron en el Señor Jesucristo y las palabras que El dijo viendo muchísimas obras y milagros con sus propios ojos, entonces ¿Cómo uno puede pensar que la gente del día de hoy creerá en la palabra del hombre común que da testimonio de la Verdad?

Es muy importante reflexionar en esta parábola revelada por el Señor Jesucristo:

“Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.”

(Lucas 16:19-31) El rico y Lázaro.
"19 Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.
20 Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas,
21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.
22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.
23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.
24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.
25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.
26 Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.
27 Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre,
28 porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento.
29 Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos.
30 Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán.
31 Mas Abraham le dijo:
Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos."

Sólo por la Fe de Dios, don dado por el Dios mismo a los que El escoja, podrá el hombre creer en la Santa Palabra y en la promesa de la eternidad.

El elegido y llamado debe obedecer a Dios, hacer las obras de justicia mostrando la fe y el amor y no imaginar que el es un guía espiritual y mucho menos salvador del alma.

(Filipenses 1:11) “llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.”

No esta en las manos del hombre cambiar el corazón y abrir los oídos del oyente, no esta en las manos del hombre ser guía espiritual porque es exclusivamente el oficio del Espíritu Santo de Dios.

(Salmos 31:1-3)
“1 En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás;
Líbrame en tu justicia.
2 Inclina a mí tu oído, líbrame pronto;
Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.
3 Porque tú eres mi roca y mi castillo;
Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.”

(Salmos 48:14) “Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; El nos guiará aun más allá de la muerte.”

Apocalipsis de Esdras Capitulo XVI
74. Escuchad, elegidos míos, dijo el Señor, he aquí que llegarán días de aflicción y os liberaré de ellos.
75. No temáis, no dudéis, pues Dios es vuestro guía.

(Isaías 49:10) Dios promete restaurar a Sion
“10 No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá;
porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá a manantiales de aguas.”

(Isaías 42:16) “Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé.”

(Apocalipsis 7:17) “porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.”

De esta manera la conclusión es que la primera y la última Palabra fueron, son y serán de Dios el Padre.
El Señor Jesucristo nos aclara que ninguno de los seres humanos puede acercársele si no le es dado del Dios Padre.

(Juan 6:44-46) “44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. 46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre.”

(Juan 6:65) “Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.”

Anuncios

Publicado el enero 27, 2011 en La tierra de los muertos. y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: