Archivo del sitio

No es de todos percibir la Santa Palabra de Dios.

No es de todos la Fe en Dios Vivo y en Su Hijo Jesucristo porque la verdadera fe es un don de Dios.

(Efesios 2:8)
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;”

El mundo entero no percibe la Verdadera Palabra de Dios por la ceguera espiritual.

No es por eso que el profeta Isaías dijo: “¿Quien ha creído a nuestro anuncio?”

No es de todos la Fe en Dios Vivo y Verdadero, el Creador del universo y Dueño Absoluto de todo lo creado en este universo; así mismo no es de todos la fe en el Hijo de Dios Jesucristo nuestro Señor y Salvador.

“porque no es de todos la fe.”

(2 Tesalonicenses 3:1-2) Que la palabra de Dios sea glorificada.
“Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, y para que seamos librados de hombres perversos y malos;
porque no es de todos la fe.”

(Isaías 53:1-3) “1 ¿Quién ha creído a nuestro anuncio?
¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?
2 Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.
3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.”

(Juan 12:37- 43)
“37 Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él; 38 para que se cumpliese
la palabra del profeta Isaías, que dijo:
Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor?
39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías: 40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, Y se conviertan, y yo los sane. 41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.
42 Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. 43 Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.”

(Romanos 10:16) “16 Mas no todos obedecieron al evangelio;
pues Isaías dice:
Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Muchos no han podido ni pueden, no quisieron ni quieren oír y aceptar las palabras puras y verdaderas de Dios. No han existido palabras más indeseadas y odiadas que las de Dios.

(Jeremías 8:9) “Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron consternados;
he aquí que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen?”

(Jeremías 6:10) “¿A quién hablaré y amonestaré, para que oigan? He aquí que sus oídos son incircuncisos, y no pueden escuchar; he aquí que la palabra de Jehová les es cosa vergonzosa, no la aman.”

(Juan 17:14) “Yo les he dado tu palabra y el mundo los ha odiado,
porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.”

El mundo todavía hasta el día de hoy hace mofa del Señor Jesucristo, lo rechaza y ahora ha pervertido Su Evangelio, incluso lo han hecho hasta aquellos que profesan ser cristianos.

La multitud que amaba Sus milagros escuchó Sus declaraciones y Lo abandonó.

El Señor Cristo Jesús se volvió hacia los doce y preguntó:

(Juan 6:60-61) “60 Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron:
Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?
61 Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende?”

(Juan 6:67-69) Palabras de vida eterna.
“67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?
68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.
69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”

El Señor Jesucristo tuvo muchos seguidores, hasta que la palabra que Él predicó fue percibida como demasiado dura y demasiado exigente.

(Juan 6:60) “Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?”

(Juan 6:61,63, 65-66) “61 Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende? 63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.
65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre. 66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Los que no oyen la Palabra de Dios no son de Dios, no son las ovejas del Señor Jesucristo.

(Juan 5:37-40, 42-47) “37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto,
38 ni tenéis su palabra morando en vosotros;
porque a quien él envió, vosotros no creéis.
39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; 40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida.
42 Más yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.
43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.
44 ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?
45 No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. 46 Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él.
47 Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?”

(Juan 6:27-29, 36) “27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.
28 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?
29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.
36 Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.”

(Juan 8:37-44) “37 Sé que sois descendientes de Abraham;
pero procuráis matarme, porque mi palabra no halla cabida en vosotros.
38 Yo hablo lo que he visto cerca del Padre;
y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre.
Sois de vuestro padre el diablo
40 Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham.
41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre.
Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios.”
42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais;
porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió.
43 ¿Por qué no entendéis mi lenguaje?
Porque no podéis escuchar mi palabra.
44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer.
El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”

(Juan 8:47) “El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.”

(Juan 10:24-26) "24 Y le rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos turbarás el alma? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.
25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;
26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Los que no oyen la voz de Dios por medio de la Palabra, buscan a Dios por muchos otros y diferentes caminos. Ellos no son las ovejas del Señor Cristo Jesús y no conocen la Verdad de Dios Vivo el Creador y Dueño absoluto de todo el universo.

Teniendo comezón de oír se amontonan maestros conforme a sus propias concupiscencias.

(2 Timoteo 4:3-4) “3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.”

Los maestros que enseñan las doctrinas y mandamientos de hombres, se apartan de la verdad.

(Tito 1:13-15) "Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.
Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas."

(Mateo 23:24) “!!Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!”

(Lucas 6:39) “Les dijo también una parábola:
¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en un hoyo?”

(Mateo 15:13-14) “13 Pero respondiendo él, dijo:
Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada.
14 Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Pero sería injusto decir que nadie cree.

Dios les despierta el oído a algunos para que crean, vuelvan a El y Le sirvan.

(Mateo 11:15) “El que tiene oídos para oír, oiga.”

(Job 36:10-11)
“10 Despierta además el oído de ellos para la corrección, Y les dice que se conviertan de la iniquidad.
11 Si oyeren, y le sirvieren, Acabarán sus días en bienestar, Y sus años en dicha.”

(Malaquías 3:17)
“Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe;
y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve.”

(Job 36:12-13)
“12 Pero si no oyeren, serán pasados a espada, Y perecerán sin sabiduría.
13 Mas los hipócritas de corazón atesoran para sí la ira, Y no clamarán cuando él los atare.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

La voz del verdadero y único Pastor Jesucristo sólo escucharan los hombres nacidos de nuevo, por medio del Espíritu Santo de Dios que mora en sus corazones.

(Isaías 50:10)
“¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo?
El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios.”

(Juan 10:11-15) Jesús, el buen pastor
“11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.
12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. 13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.
14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,
15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.”

(Juan 10:27-29) "27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,
28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.
29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre."

(Juan 18:37) “Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad.
Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.”

(Juan 8:47) “El que es de Dios, las palabras de Dios oye;”

(Juan 5:24) “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”

(Juan 5:25) “De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios;
y los que la oyeren vivirán.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Los elegidos oyen lo que nunca les fue contado y lo que jamás han oído.

(Isaías 6:8-13) “8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.
9 Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis.
10 Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad.
11 Y yo dije: ¿Hasta cuándo, Señor? Y respondió él: Hasta que las ciudades estén asoladas y sin morador, y no haya hombre en las casas, y la tierra esté hecha un desierto;
12 hasta que Jehová haya echado lejos a los hombres, y multiplicado los lugares abandonados en medio de la tierra.
13 Y si quedare aún en ella la décima parte, ésta volverá a ser destruida; pero como el roble y la encina, que al ser cortados aún queda el tronco, así será el tronco, la simiente santa.”

(Hechos 28:25-29)
25 Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo:
26 Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis;
27 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyeron pesadamente,
Y sus ojos han cerrado, Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos,
Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane.
28 Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán.”

(Isaías 52:15)
“15 así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca,
porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído.”

(Romanos 15:20-22)
“20 Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, 21 sino, como está escrito:
Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán;
Y los que nunca han oído de él, entenderán.”

(Mateo 21:43)
“Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros,
y será dado a gente que produzca los frutos de él.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Bienaventurados los ojos que ven y los oídos que oyen.

(Proverbios 1:23,33) “23 Volveos a mi reprensión;
He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras.
33 Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.”

(Isaías 29:18-19)
“18 En aquel tiempo los sordos oirán las palabras del libro, y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas.
19 Entonces los humildes crecerán en alegría en Jehová, y aun los más pobres de los hombres se gozarán en el Santo de Israel.”

(1 Reyes 10:8) “8 Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos, que están continuamente delante de ti, y oyen tu sabiduría.”

(2 Crónicas 9:7) “7 Bienaventurados tus hombres, y dichosos estos siervos tuyos que están siempre delante de ti,
y oyen tu sabiduría.”

(Mateo 13:10-12) Propósito de las parábolas (Mr. 4.10-12; Lc. 8.9-10)
“10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?
11 El respondiendo, les dijo:
Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.
12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.”

(Mateo 13:16-17) “16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen.
17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.”

(Lucas 10:23) “23 Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte:
Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis;”

(Lucas 6:46-49) Los dos cimientos (Mt. 7.24-27)
“46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?
47 Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace,
os indicaré a quién es semejante.
48 Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. 49 Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa.”

(Lucas 8:21) “Él entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.”

(Lucas 11:28) “Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”.

(Juan 5:24) “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”

(Apocalipsis 1:3) “3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

La justicia que es de Dios por la fe de Cristo; y la fe pues es don de Dios.

(Efesios 2:8)
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;”

(Filipenses 3:9)
“y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo,
la justicia que es de Dios por la fe;”

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.